Make your own free website on Tripod.com
Home
Susana Medina
Carlos Vazquez
Homero Carvalho Oliva
Ricardo Juan Benítez
Nieves Jurado
Jose Maria Barredo
Francisco Jesús Muñoz Soler
Francisco Antonio Ruiz Caballero
Jaime Saenz
Rubén Moya Requena
Maria Alejandra castellanos
Juan Carlos Vásquez
Reportaje a Luis Benítez
Medinaciones por Susana Medina
Homenaje: Eugenio Montejo
Visual: Hiperrealismo
Hiperrealismo en España
Obra y vida de Alejandro Jodorowsky
Eduardo Martos Gómez
Diario de una modelo en New York
Visceral: Hazzel Yen
Aleqs Garrigoz
Libros
Colaboraciones
Libro de visitas
Enlaces
Galeria de Autores
Quienes somos
fantasiaenverde.jpg

Fantasía en verde

Francisco Antonio Ruiz Caballero


 
 
Jaspeados mármoles en las columnas, incrustaciones de lapislázulis y turquesas. Jarrones llenos de ampulosas rosas granates, reventados capullos que exhalan lujuriosos, repletos de néctar. Corcheas y fugas dulces o siniestras, siniestras o dulces, diapasones cristalinos que reverberan en plata pura. Ónices y ámbares fúlgidos, aceites amarillos y dorados. Relojes de oro macizo, brillantes hasta la rabia, como mordeduras de frenéticos perros hidropésicos, relojes de plata que escandalizan sombras lunares, estelas plateadas y linfa de termómetros de mercurio de rubí enfurecido. Cinabrio al punto de fusión. Absenta en los vasos y licores de café y vainilla. Estatuas de solemnidad proconsular, medallones de nácar erizado. Perlas de rocío en las orquídeas violetas. Helechos de cuerno de alce. Inmensos potos húmedos.

Comienza la danza. Bailan los cardenales vestidos de verde esmeralda. Llevan una cruz de carey y oro. Cardenales verdes como extraños topacios. Arzobispos jamás diseñados, príncipes de la Iglesia vestidos de verde, fulgurando como la absenta de las jarras, estrambóticos pero archisolemnes, severos pero magníficos, con el color de la Esperanza en los trajes, jamás vistos en los confines de la tierra, bajo el techo de mármol donde cariátides bellísimas luchan contra monstruos alienígenas, junto a estatuas de la Roma senatorial, de la Roma imperial, severos pero magníficos, soberbios, de un riguroso verde escanciado de rebeldes ajenjos.

El frenético clavecín bordea el paroxismo sobre simas marinas en las que las flautas estremecen. Acordes violetas y azules cargados de lilas, mariposas rojas que tornasolan al morado, bajo pulsión de acuáticas brasas carmesíes. Corales rojos en los que diminutos caballitos de mar paren, progenie de ínfimos nacarillos, nudibranquios rosas, trompetas de esmerilados brillos. Timbalillos de acero dulcísimo. Arpas de oro.

Sigue la danza.  Bailan los verdes cardenales, rigurosos y disciplinados, perfectos, matemáticamente perfectos, bajo resonancias de cristal y níquel, sobre partituras naranjas y azules, su baile es de una resolución micronésica, infinitesimal, su baile es una transida explosión de cisnes verdes, de pavos reales lujuriosos y lascivos. La religión marca una pulsión de hiperdulía terrible. Los príncipes verdes de la Iglesia marchan al compás del órgano, que sublevado, iza hacia al cielo una melodía de trinos subyugantes. Prosigue la danza, todos los cardenales llevan un anillo con un zafiro, y el anochecer se asoma a ese zafiro como una loca al borde de la azotea, por encima de los techos miles de vencejos gritan melosos, chirriantes, agridulces, ácidos y lilas. Prosigue la danza. Los extraños cardenales verdes nunca fueron vistos en el Concilio de Trento. Majestuosos, brutal y archisolemnemente majestuosos. Furiosos sostenidos y bemoles se eclipsan en verdes ritmos, serpientes enroscadas en las cuerdas de las guitarras, cornamusas ponen un enojo de rencor amarillo a lilas enfurecidos.
Llegan las negras. Danaides mulatas, reinas de Ángola. Las negras, desnudas, los senos redondos y duros, los cuerpos delgados, atléticas amazonas de Africa, bellísima gacelas de la noche, panteras deliciosas de la noche profunda, arcángeles femeninos, vírgenes de ébano, en las que la luna o el sol platea o dora cuerpos inapreciables. Llegan las negras, como leonas salvajes, aquí la curva, el hombro, y la cadera, al trasluz y la sombra fulge azul y plata. Guerreras insolentes de Nubia iracunda, Etiopía en la piel, Etiopía en los ojos, durísimos y llenos de odio, de rebeldía, de lujuria.. Hay un aroma a caña de ázucar y a café cargado.
Y la danza prosigue, cardenales verdes, ámbares tórridos, y negras desnudas.

 

fr.jpg

Francisco Antonio Ruiz Caballero: Sevilla (España), licenciado en Ciencias Biológicas y especialista en Bioquímica

 

sooolitario@yahoo.es

 

 

 

 

 

 

Los derechos de los trabajos publicados en Herederos del Caos  corresponden a sus respectivos autores y son publicados aquí con el consentimiento de los mismos.

 

copyright©herederos del caos (2006-2008)

herederosdelcaos@poetic.com

 

 

Heirs of Caos is a noprofit Cultural proyect. Which Promotes a Artistic works with an emphasis on poetry and fiction. Heirs of caos receive no monitary benefit for their publication. All projects remain property of their individual creators